Romina Malaspina se hizo famosa por entrar a la casa de Gran Hermano y desde que salió reality, no paró de facturar. Lo primero que hizo fue subirse a las tablas para hacer temporada de teatro en Mar del Plata y si bien les fue excelente, a ella no le gustó tanto porque tenía poco tiempo para descansar.

Luego, la joven se hizo unos retoques estéticos que venía pensando hace mucho y quedó más linda que nunca. Tras aguardar los cuidados correspondientes, se fue de vacaciones a una playa paradisíaca de Brasil junto a Sasha Ferro, en donde se sacó fotos al borde de la censura.

A su regreso, se le dio la oportunidad de conducir un noticiero de un canal de cable, pero al poco tiempo se dio cuenta que no era lo suyo y abandonó el periodismo. La principal razón fue que a ella le gustaba ser protagonista de la noticia y no quien la cuenta.

Un mes más tarde de lanzó como cantante y DJ, pero la pandemia del coronavirus frenó todos sus planes y recién este último año tanto en Punta del Este como en Miami, pudo hacer la presentación de sus sets y logró gran aceptación de sus colegas.

Al poco tiempo se mostró enamorada de un hombre misterioso que le regaló un anillo de brillantes para el Día de los Enamorados y luego la acompañó a Dubai para participar de un evento criptomonedas.

Una vez que volvió, nuevamente se concentró en su carrera artística y se metió de lleno en el mundo de los influencers, tal es así que armó un grupo de trabajo con el que quiere recorrer la Argentina y cuyo primer destino fue Bariloche.

Romina esta vez fue viral por un sensual outfit guerrero en una cancha de gol con el que conquistó el corazón de sus seguidores, que no pararon de elogiarla. 

Comentarios