Romina Malaspina se hizo famosa por entrar a la casa de Gran Hermano, reality que vuelve muy pronto por la pantalla de TELEFE, la que lo vio nacer de la mano de Marcos Gorban. Desde que salió, probó suerte con el teatro, haciendo una temporada veraniega exitosa, pero la exigencia del día a día no le copó tanto.

Luego se hizo ciertos retoques estéticos que venía esperando hacía mucho tiempo y una vez que se recuperó, se fue de vacaciones con su inseparable amiga Sasha Ferro a Brasil, donde se sacó fotos al borde de la censura en una playa paradisíaca. Esta situación se volvería a repetir entre las dos, años más tarde, en Miami.

La ex hermanita tuvo un pequeño paso por la televisión al mando de un noticiero de un canal de cable, pero a pesar de haber logrado gran trascendencia, tanto por cómo contaba las noticias como por sus jugados outfits, se dio cuenta que el periodismo no era lo suyo y lo abandonó para concentrar todas sus energías para ser cantante y DJ.

Romina presentó sus sets en algunas fiestas de Buenos Aires, pero la pandemia del coronavirus lo arruinó todo y recién en este último verano en Punta del Este logró resaltar, logrando una gran aceptación de sus colegas. En Buenos Aires, la ex hermanita estuvo presente en más de un evento cuando toca Fer Palacio, el DJ de moda contratado por varios futbolistas famosos.

La influencer sigue creciendo a pesos agigantados en sus redes sociales, especialmente desde que creó un grupo de trabajo con el que genera contenido a lo largo de la Argentina y con el que tuvieron su primer parada en Bariloche, en donde las producciones fueron con paisajes soñados.

Romina Malaspina esta vez fue viral por preguntarse cuánto falta para el verano, cuando las bajas temperaturas castigan a la Ciudad de Buenos Aires. Ese posteo estuvo acompañado de una imagen explosiva de ella en bikini, al borde de una embarcación cuando fue a Estados Unidos y con un energizante que suele promocionar en las manos.

Comentarios