No solo debió soportar un derrota deportiva, algo que seguramente puede asimilar rápidamente paa dar vuelta la página. Además, Diego Schwartzman de llevó la mala sorpresa de que, cuando llevó a la habitación del hotel donde está parando para jugar el ATP 250 de Eastbourne, en Reino Unido, le había robado. 

Luego de de ser eliminado al perder por 7-5 y 7-6 (7-3) contra el británico Jack Draper, el "Peque" se anotició de lo que había pasado en el complejo donde estaba parando, situación que también afectó al español Pedro Martínez.

“Cuando llegué a la habitación me di cuenta de que mi reloj no estaba allí. Busqué por toda la habitación, no estaba y cuando fui a recepción a comunicar a la gente, luego Diego vino 15 minutos después de decir lo mismo”, contó el tenista ibérico.

“Me robaron un reloj de mi habitación y a Schwartzman también le robaron algunos artículos de su habitación. Tuve una mala noche, esa es la verdad. no dormí Fue difícil preparar el partido, pero traté de concentrarme en jugar”, agregó Martínez.

Los efectivos presentes notificaron que, tanto en el caso de Schwarztman como en el de Martínez “fueron robados varios artículos de alto valor, incluidos relojes y bolsos, junto con dinero en efectivo y algunos artículos personales”.

Comentarios