Wanda Nara parece no tener paz y luego que se hicieran públicos audios entre la empresaria y María Eugenia Suárez, quien tuvo un encuentro íntimo con Mauro Icardi en París, la dueña de Wanda Cosmetics parecía haberle perdido la cofianza a su marido, tal es así que instaló cámaras de seguridad en su casa y sigue cada uno de sus pasos.

Pero lo que nunca se imaginó la ex esposa de Maximiliano López era cómo iba a encontrar infraganti al delantero del PSG, lo que la dejó completamente anodada. 

Todo sucedió anoche, mientras ella estaba entrenando y quería tener un control de sus movimientos y se encontró a Icardi, jugando y besando en la frente a Isabella, la hija menor de la pareja. Todo esto sucedió en el comedor y ante la atenta mirada de la pareja. 

"Mientras entreno miro las cámaras de mi casa. Muero de amor", escribió la hermana de Zaira Nara debajo de las tiernas imágenes que subió a una historia de Instagram.



Wanda calificó a Mauro como un "muy buen padre" y remarcó la buena relación que mantiene tanto con las dos hijas que tienen en común, así como también con Valentino, Constantino y Benedicto, los pequeños fruto de su matrimonio con Maxi López.

Comentarios