Michael Jordan marcó una época en la NBA y para muchos fue el mejor jugador de la historia de la competición. La razón principal es su capacidad para anotar "en la chiquita" (los últimos minutos de un partido) y especialmente en donde se definen partidos

El 7 de mayo de 1989, durante el quinto y definitorio partido de la primera ronda de los playoff entre Chicago Bulls y Cleveland y con menos de 4 segundos para que sonara la chicarra, Jordan agarró la pelota con su equipo abajo por un punto (99-100) y se vistió de héroe como lo hizo en gran parte de su carrera, haciendo un tiro que marcó un hito en el básquet y que le permitó a su conjunto avanzar a las semifinales de la Conferencia Este.

El 23 recibió la pelota, se dirigió hacia la "línea de los suspiros" y suspendiéndos en el aire, hizo "The shot" ("El Tiro) que quedó como una de las jugadas más impactantes de la historia del básquet por la manera en la que se suspende en el aire

Comentarios