Pase lo que pase en la carrera, Valtteri Bottas (en la foto junto a Jean Todt, presidente de la FIA) ya dejó su nombre marcado a fuego en la historia de la Fórmula 1. Es que el finés consiguió, en el Gran Premio de China y con el Mercedes, hacer la pole position N° 1000 de la categoría.

"Se siente bien estar en la pole. Creo que aún estuvimos un poco atrasados en recta en comparación con Ferrari, pero fuimos más fuertes en las curvas y al final ganamos más de lo que perdimos en las rectas. La vuelta estuvo bien, no del todo como yo quería, pero afortunadamente fue lo suficientemente buena para la pole", explicó el nórdico, quien tuvo como escoltas a su compañero Lewis Hamilton y a Sebastian Vettel (Ferrari).

Bottas, que ganó en Melbourne en la apertura del campeonato, parece haber dejado su papel de escudero de Hamilton para comenzar a pelearle el título mano a mano.

Comentarios