Empezar con el pie derecho un torneo de semejante magnitud como Wimbledon, es un muy buen aliciente para el Peque Diego Schwartzman, quien no esta desarrollando una buena temporada y este Grand Slam podría significar un punto de inflexión ya que, por el lado de su cuadro, la baja del campeón Mateo Berrettini, por Covid, podría permitirle avanzar sin mayores inconvenientes. 

Después de dos horas y 22 minutos, el Peque (15ºATP) despachó en tres sets al estadounidense Stefan Kozlov (107°): 6-3, 6-2 y 6-2. Ahora, el jueves 30 de junio y por la segunda ronda, deberá medirse con el tenista local, Liam Broady (132º), quien viene de jugar su encuentro inicial a cinco sets. 

De esta manera, el triunfo de la primera raqueta nacional, más el de Sebastián Báez, ha permitido que el tenis argentino revierta un poco el mal arranque de nuestros compatriotas en La Catedral. 

Por su parte, Francisco Cerúndolo (41°) debutó nada menos que frente al español Rafael Nadal (4°) y perdió por 3-1 en un encuentro que duró más de tres horas y media. El mallorquín se impuso por 6-4, 6-3, 3-6 y 6-4.

Comentarios