Con un increíble triple en el último segundo a diez metros del aro, Damian Lillard clasificó el último martes a los Portland Trail Blazers para las semifinales de la Conferencia Oeste de la NBA a expensas de los Oklahoma City Thunder.

Autor de 50 puntos durante el encuentro, la estrella de los Blazers se hizo con el balo a cinco segundos para el final, cuando ambos equipos estaban empatados, y en lugar de buscar una penetración o un lanzamiento más cómodo, imaginó la canasta más complicada y la ejecutó.

La audacia tuvo resultado: frente a su público,  celebró la victoria por 118-115 y el 4-1 a su favor en la serie.

Su próximo rival saldrá de la serie en la cual los Denver Nuggets vencen por 3 a 2 a los San Antonio Spurs, el último equipo de Emanuel Ginóbili.

Comentarios