En Italia, se estaba llevando a cabo la segunda serie de ensayos de cara al Gran Premio de Monza de Fórmula 1 que se correrá este domingo. Pero la jornada se suspendió por el estremecedor accidente que sufrió Marcus Ericsson. El piloto perdió el control de su Sauber, chocó contra uno de los muros y comenzó a dar varias vueltas de campana.

El accidente tuvo lugar en la curva previa a la recta final del autódromo de Monza. El piloto sueco fue rápidamente socorrido por el personal de primeros auxilios y afortunadamente salió caminando del auto.

"No sé que ha sucedido, estoy bien", explicó el sueco por radio para llevarle tranquilidad  a su equipo y a la organización del evento deportivo.

Comentarios