Uno de los partidos de tenis más extraños de la historia se disputó el torneo de Brisbane, cuando la checa Marie Bouzkova se impuso a la australiana Samantha Stosur en un duelo que quedará en la memoria por haber empezado un año y haber terminado en otro.

Las tenistas comenzaron a jugar el 31 de diciembre de 2018, muy cerca de la medianoche y terminaron de disputarlo dos horas más tarde, cuando ya había comenzado el 2019.

Stosur, de 34 años, se había apoderado del primer parcial por 6-4, pero su joven rival de 20 años le arrebató el segundo set con un 6-2 y forzó el tercero. El reloj ya hacía presumir lo que iba a ocurrir: recibirían el 2019 en el medio del tercer set.

El set definitorio empezó a las 23:40 y terminó 40 minutos, en donde la australiana cedió ante la presión de la joven promesa checa y cayó por 6 a 2.
 
 

Comentarios