Anita Álvarez, la nadadora estadounidense que llamó la atención de muchos el último 22 de junio, cuando en plena competencia se desvaneció en el ejercicio en la final de rutina libre individual del Mundial de Natación y fue salvada por su entrenadora, reapareció a través de sus redes sociales.

Aún en Budapest, lugar de la competencia, la joven, de 25 años, publicó una conmovedora carta que difundió a través de su cuenta de Instagram

“Qué año… Tomé un descanso decente después de Tokio y poco después de regresar me fracturé algunos huesos y me operaron el pie, poco después de regresar de eso, que también fue poco antes de irme a Worlds, me dio COVID. Y bueno, todos sabemos lo que pasó después”, comenzó relatando Álvarez.

La imagen que conmovió: la entrenadora se sumerge para salvarle la vida a Anita.

Luego, agregó: “Si bien parece que el universo estuvo en mi contra todo el año, creo firmemente en que las cosas suceden por una razón y aprendo de cada situación con una mente y un corazón abiertos. Tomaré estos desafíos que he enfrentado (y sigo enfrentando) para continuar creando mi propio camino de vida. La gente me criticará y no estará de acuerdo con diferentes cosas en el camino, y aprecio todas las opiniones... pero estoy aprendiendo sobre la marcha, consciente de los errores del pasado, pero siempre enfocado en cómo puedo ser mejor en el futuro”.

“Dicho esto, escribí y borré declaraciones que quería compartir con todos una y otra vez durante los últimos dos días y me cuestioné sobre lo que es correcto decir o no, e incluso si debería sentir la necesidad de decirlo o no. Con la información que tenemos, mi salud es buena y hoy me siento mucho mejor y eso es lo más importante. Para todos los que están preocupados de que esto suceda regularmente y lo dejo de lado porque no me tomo mi salud en serio, es un error y espero que puedan entender mi posición y respetar mi privacidad al mismo tiempo”, finalizó la estadounidense Anita Álvarez.

Comentarios