El seleccionado argentino de handball, Los Gladiadores, igualó con Hungría por 25-25 en Copenhague, en el debut del grupo D del Mundial de Alemania y Dinamarca.

El lateral izquierdo Pablo Simonet fue el goleador argentino al anotar en seis ocasiones sobre 12 intentos, seguido por el central Manuel Crivelli, con cinco tantos en seis lanzamientos; mientras que Hungría tuvo al lateral derecho rival Zsolt Balogh como principal vía de gol y figura del juego, ya que aportó 11 tantos.

Pablo Simonet, el jugador del partido.

Argentina comenzó con malas decisiones en ataque ante una cerrada defensa de Hungría y pagó caro durante toda la etapa inicial la desventaja de cuatro goles (5-1) en los primeros minutos. 

De hecho, el equipo conducido por el español Manuel Cadenas mejoró en su rendimiento con el correr del tiempo de la mano de Pablo Simonet (3 goles) y Lucas Moscariello (3), al punto que se puso a dos aunque cerró abajo por tres (13-10). 

La mejora se prolongó en el complemento, cuando Argentina anuló por completo al lateral derecho rival Zsolt Balogh, quien marcó siete veces en la primera parte, y dañó en ofensiva con los recambios constantes, al punto que pasó al frente por 21-20 con 12 minutos en juego.

Sin embargo, Argentina dejó escapar la posibilidad de concretar un triunfo clave para la clasificación cuando se vio arriba por 25-24 y con la posesión de la pelota a falta de 1.30m. y falló el ataque. En consecuencia, los argentinos terminaron sufriendo con la igualdad por 25-25 en el inicio del grupo D.

Los Gladiadores continuarán su camino el domingo 13 ante Suecia, el lunes 14 contra Egipto, el miércoles 16 ante Angola y el jueves 17 cerrarán frente a Qatar. Los tres mejores de cada zona avanzarán a la segunda fase, entre los 24 países participantes.

Comentarios