Diferentes problemas físicos siguen dinamitando la carrera de Rafael Nadal, quien se dio de baja del ATP 250 de Brisbane, pero al Abierto de Australia.

El español, actual número 2 del mundo, empezó el 2019 con una fuerte dolencia en el muslo izquierdo.

"Me hice una resonancia magnética y se vio un pequeño problema en el muslo izquierdo. Quería jugar, pero los consejos de los médicos eran contrarios a que lo hiciera", explicó. 

Nadal hace cuatro días, debió disputar un partido por el tercer y cuarto puesto de un torneo de exhibición en Abu Dhabi, Arabia Saudita, pero su cuerpo le dijo basta y abandonó.

El mallorquí pasó más de cuatro meses sin actividad en este 2018 por no encontrarse físicamente apto para competir en el máximo nivel.

Comentarios