Un grande dentro y fuera de la cancha. Juan Martín del Potro suele sorprender con gestos gratos hacia el público, incluso estando en cancha mientras disputa algún partido oficial, y esta vez no fue la excepción.

Después de haber caído ante Novak Djokovic (número uno del mundo) en los cuartos de final del Masters 1000 de Roma, el tenista argentino de 30 años se encuentra entrenando en París a la espera de lo que será su debut en Roland Garros, el segundo Grand Slam de la temporada.

Fue en este contexto que se produjo una situación muy tierna, que tuvo como protagonistas a la Torre de Tandil y un pequeño fanático del tenis. Luego del entrenamiento, un niño se acercó al deportista, que estaba sentado descansando al costado de la cancha, con una pelota en la mano. Lejos de ignorarlo, Delpo agarró la pelota y se puso a conversar con él mientras le ponía su autógrafo a la bola para dársela de regalo junto con otra pelota más, todo ante la atenta mirada de los espectadores que observaban la situación detrás del tenista. Antes de irse, Del Potro saludó al nene con un choque de manos y muchas risas.

Se prepara para el debut

Poco a poco Juan Martín Del Potro está volviendo a mostrar el buen tenis que lo puso en los primeros puestos del ránking mundial, algo que las distintas lesiones le habían impedido durante mucho tiempo. Sin embargo la situación ahora es otra y la Torre se prepara para encarar un nuevo Grand Slam, en el que hará su debut ante el chileno Nicolás Jarry (75), que viene de caer en la final del ATP 250 de Ginebra ante Alexander Zverev (6-3, 3-6 y 7-6). A la espera de conocer el día y horario del estreno, Delpo se refirió a lo que significa este torneo para él y sostuvo que espera llegar de la mejor manera. "Tengo buenos recuerdos de Roland Garros, del año pasado y de otros años. Siempre me gusta estar y poder jugarlo bien", sostuvo el tenista que alcanzó las semifinales en la edición anterior, en donde cayó ante el español Rafael Nadal.

Comentarios