La autocrítica es algo necesario cuando las cosas no salen como se esperaba. Pero el alemán Alexander Zverev, N° 5 del mundo, fue un paso más allá y analizó con mucha crudeza su presente en el circuito tras la eliminación en su debut en el Masters 1000 de Roma en manos del local Matteo Berrettini (33) por 7-5 y 7-5.

"El viento me transforma en uno de los peores Top 10 de la historia. Salí a la cancha ya derrotado. No se puede afrontar un partido así. No quiero tocar la raqueta por unos días. No siento ganas de jugar al tenis en este momento", sentenció el alemán tras la sorpresiva caída. Enseguida, envió un mensaje a todo su grupo de trabajo: "Estos eventos demandan profesionalismo. No solo mío, de todo aquel que está a mi alrededor. Voy a hablar con mi equipo para que esto no vuelva a ocurrir".

Zverev, que viene afrontando un momento personal complicado (su padre estuvo enfermo, se separó de su novia y también de su agente, con cuestiones judiciales de por medio), mostró una luz de esperanza pensando en lo que se viene: "Hoy estoy enojado, decepcionado. Pero al mismo tiempo sé que estoy en condiciones de ganar Roland Garros. Necesito cambiar lo que estoy haciendo".

Comentarios