A partir de ahora, nada será igual. Es que el, para muchos, mejor tenista de la historia, dio su última función en la Laver Cup con una derrota que es anecdótica. Así, Roger Federer le puso punto final a su impresionante carrera jugando el dobles con Rafael Nadal y cayendo por 6-4, 6-7 (2-7) y 9-11 ante los estadounidenses Jack Sock y Frances Tiafoe.

Como era de esperar, el partido estuvo marcado por la emoción de saber que era la última función del suizo. Por eso, el resultado importó muy poco en un estadio que lucio repleto para rendirle pleitesía a uno de los deportistas más grandes de la historia. 

Roger, que el 8 de agosto cumplió 41 años, anunció el jueves de la semana pasada la fecha definitiva de su retiro del tenis luego de penar con cuestiones físicas que se le hicieron complicadas de sobrellevar. "Se siente como una celebración. Fue como esperé. Gracias", expresó.


"Ha sido un día grandioso. Estoy feliz, no triste. Se siente genial estar acá", expresó Federer. Y añadió: "Disfruté ponerme las zapatillas una vez más. Fue divertido. Estar acá con los hinchas, familia, amigos... Estoy muy contento de que lo superé. Fue maravilloso. Jugar con Rafa en el mismo equipo, tener a estas leyendas". 

Entre lágrimas, el suizo le agradeció a su familia: "Todos están acá. Mi esposa fue un gran apoyo. Me permitió seguir jugando por tanto tiempo. Es increíble. Gracias". Y sentenció:  "Gracias a todos. Los amo. Ha sido un viaje increíble".

Comentarios