El 28 de agosto de 2004, la Selección argentina masculina de básquet le ganó la final a Italia en los Juegos Olímpicos de Atenas y se alzó con la medalla dorada por primera vez en la historia.

El mítico equipo de Emanuel Ginóbili, Fabricio Oberto, Luis Scola, Andrés Nocioni, entre otros había eliminado en semifinales a Estados Unidos (es el único país que existe actualmente que logró semejante objetivo) y llegaba al duelo decisivo con el ánimo por las nubes.

La Generación Dorada marcó un antes y un después en el básquet argentino.

Tras pelear cada pelota como si fuera la última, la Generación Dorada terminó ganando 84 a 69 y escribió un párrafo imborrable en la historia del deporte argentino.

Comentarios