El libro de las leyendas de la historia del tenis le pondrá punto final a uno de sus capítulos más grandes titulado “Serena Williams”. Dos palabras que dijeron mucho a lo largo de tantos años, pero que dirán mucho más cuando termine su participación en el próximo US Open (29 de agosto- 11 de septiembre), torneo tras el cual se retirará oficialmente del tenis.

Así lo anunció este martes con una extensa y emotiva carta en la que repasó sus inicios, el impacto de Venus Williams, su hermana, el de su padre y su madre, el de las derrotas y las frustraciones, el de su preparación como empresaria y, fundamentalmente, la influencia de su pequeña hija, Olympia, para tomar la decisión de terminar con su legendaria carrera justo a sus 40 años y 23 títulos de Grand Slam.

"Estoy aquí para decir que estoy evolucionando del tenis a otras cosas que son más importantes para mi", expresó la tenista de 40 años, que entre las razones que da destaca su deseo de volver a ser madre.

Williams tiene una hija, Alexis Olympia Ohanian Jr., quien nació el 1 de septiembre de 2017, tras un complicado parto en el que sufrió un embolismo pulmonar.

La tenista, considerada la mejor de la historia y que cumplirá 41 años a finales de septiembre, confesó que Olympia quiere una hermana y que "a veces, antes de irse a la cama, reza a Jehova para que le traiga una hermana. (¡No quiere para nada un niño!)".

Williams, quien ayer ganó su primera partido en más de un año al derrotar en el Masters de Toronto a la española Nuria Párrizas Díaz, añadió que si fuese un hombre no habría tenido la necesidad de escribir su misiva.

"Estaría ahí jugando y ganando mientras mi esposa está haciendo el trabajo físico de ampliar nuestra familia. Quizás hubiese sido más un Tom Brady (la estrella del fútbol americano) si hubiese tenido esa oportunidad. Y que no se me malentienda: me encanta ser una mujer y amé cada segundo del embarazo de Olympia", añadió.

También reconoció que, a diferencia de otras deportistas que dejaron el tenis cuando sintieron que era su momento, su retirada de la competición no supone una alegría personal y siente "un gran dolor" por tener que elegir entre su carrera profesional y su vida personal.

"Me encanta ganar. Me encanta batallar. Me encanta entretener. No estoy segura que todos los jugadores lo ven así pero me encanta el aspecto de actuación, ser capaz de entretener a la gente semana tras semana", continuó.

Aunque Williams no afirmó de forma explicita que se retirará tras el Abierto de Estados Unidos, que se inicia el 29 de agosto en Nueva York, sí dijo que intentará ganarlo y que no quiere que se produzca un momento final de despedida sobre la pista.

La tenista terminó su misiva de forma emotiva agradeciendo a los aficionados el apoyo que la han prestado.

"Por favor, que sepan que estoy más agradecida de lo que nunca podrá expresar en palabras. Me han empujado a tantas victorias y tantos trofeos. Voy a echar de menos esa versión mía, esa niña que jugó tenis. Les voy a echar de menos", terminó escribiendo.

Comentarios