De un lado, Diego Armando Maradona y su Argentina que venía de ser campeón mundial en México 1986. Del otro, la Alemania Federal de Lothar Matthäus que había sido subcampeona en las últimas dos ediciones. Sin embargo, a pesar de que ambos seleccionados presentaban grandes figuras, el que se robó todas las miradas en la final de Italia 1990 fue el árbitro uruguayo nacionalizado mexicano Edgardo Codesal Méndez.

El colegiado fue el gran protagonista al regalarle un penal de Roberto Sensini a la torre Rudi Völler, que Andreas Brehme transformó en gol cuando faltaban tres minutos para que concluyera el encuentro, ya sin chances de reacción para la Albiceleste.

Fiesta de despedida

Codesal, quien antes de dirigir la final impartió justicia en el encuentro de fase de grupos entre Italia-Estados Unidos y en el cruce de cuartos de final entre Camerún-Inglaterra, estaba disputando su última competencia como árbitro internacional. La FIFA, por su nivel en los encuentros del torneo, lo “premió” y le permitió ser el encargado en la definición.

Sin embargo, su rendimiento en el encuentro final fue paupérrimo en todo momento. No sólo por el insólito penal que les regaló a los europeos cuando quedaban pocos minutos de juego -resultado que nuestro país no pudo revertir-, sino porque a lo largo de los 90 minutos inclinó la cancha para los germanos, quienes eran una potencia pero no podían romper la paridad contra un Seleccionado argentino que, defendiéndose e intentando contragolpear pudo generarles más de un dolor de cabeza a los bávaros.

Todo polémica

Cuando Völler ingresó al área en velocidad, recibió una asistencia de un compañero y Boquita Sensini lo cruzó de manera correcta, Codesal no dudó ni un segundo en sancionar la pena máxima, lo que desató la locura de todo el plantel nacional, que increpó al árbitro. Goycochea, un especialista en atajar penales, adivinó el lugar de destino de la pelota, pero quedó muy cerca de la hazaña al no poder contenerlo.

Fue así como Alemania Federal ganó su último título bajo esta denominación y Argentina accedió a una definición, algo que recién volvería a repetir en Brasil 2014, también contra Argentina.

Comentarios