Luego de lo que fue el frustante Mundial de Rusia, que terminó con el ciclo de Jorge Sampaoli en el Seleccionado Nacional y con el de varios jugadores, Lionel Scaloni asumió el cargo y, en una de sus primeras medidas, comenzó con el recambio de cara a la Copa América de Brasil y, por sobre todas, al Mundial de Qatar 2022. Sin embargo, en las últimas horas, un legendario integrante del representativo rompió el silencio y mostró sus ganas de volver a ponerse la celeste y blanca en el corto plazo.

Ante Nigeria, marcó y emocionó a todos (Fotobaires).

Estamos hablando de Marcos Rojo, quien fue una de las sorpresas en la nómina de Sampaoli debido a su inactividad, pero que alegró a todos con su agónico tanto frente a Nigeria, que significó clasificar a los octavos de final. "Scaloni me dijo que contaba conmigo, pero para llegar a la Copa América tengo que seguir trabajando y por sobre todas las cosas volver a jugar", manifestó el defensor en declaraciones a Fox Sports.

"Me gustaría estar en la Selección, pero si no me toca voy a ser un hincha más apoyando a los chicos que están renovando el equipo", agregó con su ilusión intacta y continuó: "La gente en la calle y la prensa pedían un recambio, pero un cambio tan brusco nunca es bueno. Leo (Scaloni) es un tipo que ya conoce lo que es la Selección porque estuvo con nosotros en el Mundial. Seguramente va a saber elegir a los mejores".

Con relación a la Copa América de Brasil, el defensor de Manchester United argumentó que un "aire fresco siempre viene bien. Hay muchos jugadores jóvenes con un cuerpo técnico que ya estuvo en la Selección. Ojalá que los chicos puedan trabajar de la mejor manera posible y que Leo tenga la posibilidad de mostrar su capacidad".

Para mí las finales perdidas con Chile fueron un golpazo mucho más duro que la del Mundial, porque la de Brasil fue la primera y fue una satisfacción haber jugado ese partido

Sin embargo, su máxima satisfacción se dio cuando le convirtió el agónico gol a Nigeria en la Copa del Mundo que se disputó en Rusia y evitó el fracaso albiceleste en la primera ronda. "Fue increíble. El festejo con Leo y por cómo se vivió en Argentina, fue un premio especial para mí. Tuve un año muy duro por el tema de la lesión y llegar al Mundial y convertir ese gol fue el premio que me dio Dios por tanto esfuerzo", analizó.

Con alma y vida lo gritó Rojo (Fotobaires).

A su tiempo, analizó lo que fue la participación nacional en Rusia 2018: "Puertas adentro estábamos muy bien, hablábamos mucho entre nosotros y nos apoyábamos mutuamente. Escuchábamos lo que decía el periodismo, pero era todo falso. Un invento. Por eso nos hicimos muy fuertes puertas adentro y a pesar de tantas adversidades hicimos lo mejor posible".

Verlo ganar a Messi una Copa sería sentir que lo logramos, porque yo estuve con él en esas finales. Sería la mejor forma de cerrar una etapa

Comentarios