En el fútbol de Suecia, el jugador Kennedy Bakircioglu anotó un gol digno para el premio Puskas. El futbolista del Hammarby sueco remató un tiro libre a 35 metros del arco y clavó la pelota en el ángulo superior derecho del arquero rival. 

Cuando fue a festejar su descomunal anotación, al goleador le tiraron un vaso de cerveza que capturó en el aire y se lo tomó a modo de celebración. El video se viralizó rápidamente y fue uno de los más vistos del fin de semana. ¡No te lo pierdas!

Comentarios