Los ídolos generan en sus seguidores sentimientos que no se pueden explicar. Tras el empate 1 a 1 del Barcelona ante el Valencia en el estadio Mestalla, con un gol de Lionel Messi, un fanático de la Pulga, lo esperó en la puerta del vestuario para que le firme el tatuaje gigante con su figura que tiene en la espalda.

¡Mirá la reacción de la pulga, con fibrón en mano! 

Comentarios