En un torneo de fútbol amateur de Rumania ocurrió un hecho insólito. Mientras se disputaba un partido, al campo de juego ingresó un pequeño perro que fue directamente a atacar a uno de los futbolistas que, concentrado en la jugada que se venía desarrollando, no vio al can y cayó al suelo. 

El futbolista en cuestión quedó unos minutos tendido en el suelo ante la atónita mirada de sus compañeros y rivales. ¡No te pierdas el insólito video! 

Comentarios