Lucas Alario tuvo un promisorio debut en la Bundesliga el pasado fin de semana, cuando debutó en el Bayer Leverkusen con un gol y una asistencia para el 3-0 sobre Hamburgo, y este miércoles, en su primera conferencia de prensa individual aseguró que no está "arrepentido" de haberse ido de River para incorporarse al equipo alemán. 

"Si te digo que no me enteré del enojo de la gente de River es mentira porque hoy llega todo, y la entiendo, porque la transferencia llegó en un momento en el cual se había cerrado el libro de pases en Argentina", le respondió Alario a un periodista alemán, traductora mediante, abriendo el fuego con la prensa alemana.

"Lo que pasó fue que lamentablemente la propuesta llegó en ese momento, pero en lo personal decidí venir porque lo sentía y no me arrepiento de haberlo hecho", afirmó el oriundo de la localidad santafesina de Tostado.

Posteriormente Alario fue interrogado por la asistencia a su compañero Kevin Volland para el tercer tanto del conjunto germano (el delantero ya había marcado el primero y lo había asistido a él en el segundo) y contó que si "le daba el pase, lo único que tenia por delante era el arco, así que era más fácil que lo hiciera él. El delantero tiene que saber que el equipo no es un solo jugador, porque los resultados se logran en conjunto".

"Por eso ahora será muy importante conseguir los tres puntos frente al Schalke, y más fuera de casa, para seguir escalando posiciones y plasmar todo lo que hicimos de locales la fecha pasada", amplió.
El final de la charla fue a toda gracia, porque otro cronista lo interrogó por su apodo, a lo que respondió que se lo habían puesto "cuando jugaba en Colón, por la nariz grande".