Por la tarde, el pipa se presentó a entrenar con el grupo con normalidad, en Ezeiza. 

Cuando el río suena es porque agua trae... Y en efecto, cuando la salida de Lucas Alario aparecía en escena sólo como un rumor, el delantero dio ayer un gran paso en busca del destino europeo, al someterse a una revisión médica privada que le exigieron desde Alemania para avanzar en su llegada al Bayer Leverkusen.

De todos modos, la actitud de Alario generó cierto malestar en la dirigencia de Núñez, que intimó al Leverkusen. Días atrás, Alario le comunicó a Marcelo Gallardo el concreto interés del club alemán, aunque el diálogo poco alarmó al Muñeco, al tratarse sólo de un supuesto. Sin embargo, en las últimas horas se conoció que el Leverkusen está dispuesto a pagar la cláusula de rescisión del Pipa, que es de 24.000.000 de euros, por lo que el jugador, seducido por el nivel de la liga alemana, decidió emigrar.

Y dicha determinación terminó de confirmarse ayer, al acceder Alario a una revisión médica solicitada por el club teutón. Emisarios médicos y deportivos del Leverkusen arribaron ayer al país para examinar el estado del futbolista que, tras los chequeos matutinos, por la tarde se presentó a entrenar junto con el plantel.

Ante este panorama, Alario dejó en evidencia su intención de ejecutar la cláusula de rescisión de contrato para marcharse a la Bundelisga, operación que podría cerrarse en las próximas horas. Tal fue la bronca y la incertidumbre de los directivos millonarios apenas enterados de la situación, que enseguida enviaron a un escribano a la clínica Rossi, donde se hizo estudios Alario, para tomar recaudos para la posterior protesta formal ante los organismos correspondientes.

Así como Alario abandonó rápidamente la clínica, sin hacer declaraciones, por la tarde asistió a la práctica en Ezeiza, donde se entrenó con normalidad. En el predio, el delantero se encontró con la visita del manager Enzo Francescoli, con quien mantuvo una charla respecto del tema. Por su parte, Pedro Aldave, representante del jugador, no hizo más que garantizar la salida de Alario de River al sostener que el Bayer Leverkusenes un buen equipo para el crecimiento de Lucas y en una liga buena”.

Y además, dejó bien en claro que los representantes de la entidad alemana “ya tienen los informes, los estudios, ya lo conocen y ya lo vieron, no es de ahora. Hace tiempo se les mandó y yo hice interconsultas”. Así, todo parece indicar que Alario comienza a armar las valijas para emprender a la brevedad el vuelo con destino