La investigación por abusos a tres futbolistas menores de edad del club Independiente “es obra de una red” de pedófilos que “podría extenderse a otros clubes”, afirmó el fiscal general de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, a pesar de que hasta esta tarde no se habían concretado detenciones.

El caso que conmueve al mundo del fútbol tomó un nuevo giro cuando la fiscal de la UFI 4 de Avellaneda, María Soledad Garibaldi, manifestó que existía “una organización que captaba a menores para prostituirlos”, mientras Scalera agregó que se investigaban tres casos “pero podría haber muchos mas”.

La Justicia realizó esta madrugada tres allanamientos en busca de evidencia de los abusos sexuales y puso especial foco en la denuncia que hizo un joven de 14 años, quien fue el que se quebró ante el psicólogo de Independiente y dio lugar posteriormente a la investigación.

Fuentes judiciales detallaron que uno de los allanamientos fue en un domicilio del partido bonaerense de Escobar, donde se investiga la participación del árbitro Martín Bustos como presunto autor de los abusos.

Los voceros aseguraron que ya estaban libradas al menos cinco órdenes de captura pero hasta esta tarde no se había producido ninguna detención.  

El pasado jueves, la fiscal Garibaldi recorrió la pensión en la que se alojan los divisiones inferiores de Independiente en Villa Domínico, y donde habrían sido captados los menores abusados, donde tomó contacto directo con los adolescentes que se alojan en el lugar.

"Se realizaron los allanamientos que tomaron estado público y se secuestró material que se va a peritar en los próximos días”, dijo Scalera  a radio La Red. 

Además de la vivienda de Escobar, se realizaron allanamientos esta tarde en el bario porteño de Palermo, en una propiedad en San Isidro y otra en Trenque Lauquen, ciudad de la que es oriundo Bustos, cuyos resultados por el momento se desconocen.

En breves declaraciones a la prensa, Bustos manifestó que es inocente y prometió que lo va a demostrar.

“Nada tengo que ver con una organización de trata como se está diciendo”, dijo en declaraciones publicadas en Infobae. Bustos es secretario de Seguridad y Prevención del gremio de los árbitros, donde forma parte de la comisión directiva.

Jorge Bustos, el padre del árbitro, fue condenado el año pasado por abuso sexual en el partido bonaerense de Trenque Lauquen, informaron fuentes policiales y judiciales.

"Jorge Horacio Bustos tenía una causa en la que estaba imputado por un hecho similar (por el que investigan a su hijo) en Trenque Lauquen, aunque desconocía que ya había una sentencia”, dijo a la prensa el titular de la jefatura Distrital de esa localidad, Fabián Mattioli.

Según fuentes judiciales, Bustos padre fue condenado por abuso sexual a tres años de prisión en suspenso e “inhabilitación de 10 años para conducir y/o realizar cualquier actividad donde se encuentren inmersos menores de edad”.

Por su parte, la Asociación Argentina de Árbitros repudió a través de un comunicado los supuestos abusos a juveniles de Independiente por parte del referí denunciado.

"Nos encontramos totalmente sorprendidos e informamos que estamos a entera disposición de lo que la Justicia determine para esclarecer el sensible delito investigado", informó la nota de la AAA.

En la tarde del pasado viernes el club San Lorenzo se sumó a las denuncias  de una red de pedofilia en torno a los jugadores de las inferiores cuando el  director de la Pensión Juvenil del club, Enrique Polola, reveló que en el fútbol juvenil de AFA opera “una red de pedófilos”, diferente a la organización descubierta esta semana en Independiente.

El dirigente admitió que el club de Boedo recurrió a la policía especializada en cibercrimen (delitos informáticos) y que “una fiscal está investigando” sobre el accionar de la red para prostituir menores.

La Justicia investiga abusos a tres jóvenes de entre 14 y 17 años de la divisiones inferiores del club de Avellaneda y a otro futbolista de 19 años, de la cuarta división, que habría actuado como facilitador de los chicos a una red de prostitución que los vinculaba con adultos.

Los hechos comenzaron a ser investigados por una denuncia realizada el martes por el propio club.

La fiscal le tomó declaración al psicólogo de la pensión, Ariel Ruiz, quien habría recibido el primer relato de los hechos de parte de un jugador de 14 años; al responsable del lugar, Fernando Langenauer, y al coordinador de inferiores de Independiente, Fernando Berón.

La denuncia está bajo la carátula de abuso sexual y promoción de la prostitución que tiene penas de hasta 30 años de prisión.