Durante una cena que compartieron en Mendoza los presidentes de Boca y River, Daniel Angelici y Rodolfo D’Onofrio, respectivamente y a la que también estuvo invitado el mandamás de la Asociación del Fútbol Argentino, Claudio Chiqui Tapia hubo una pequeña chicana entre los titulares de los clubes más grandes del fútbol argentino.

Allí, y luego de hacerle entrega de un regalo, D´Onofrio le solicitó a Angelici que guarde el cuadro que recientemente le obsequió el cual decía: “Al Club Atlético Boca Juniors, con quienes trabajamo. mancomunadamente es pos de vivir como una fiesta el mejor clásico del fútbol mundial”.

Ante la solicitud, Angelici respondió: “Claro que lo voy a guardar. Siempre es bueno que un hijo se acuerde de s. padre”, y de inmediato aclaró que era una “broma para desdramatizar sobre el partido”.
 . 
Ya, este miércoles y tras trascender estos dichos, la prensa le consultó al presidente de River acerca de esta situación, y este aseguró: “Nosotros no necesitamos chicanear a Boca para que nos quiera la gente de River. No nos hace falta hablar mal del rival”.

"Le podría haber contestado que abandonaron, pero solo hice el gesto de que cerraba la boca. Ellos tienen ese estilo, nosotros tenemos el nuestro", sintetizó al desdramatizar los hechos.