Los jugadores sufren el segundo puesto, tras la derrota con Estados Unidos

A 15 años del histórico triunfo que la Generación Dorada obtuvo sobre el Dream Team de Estados Unidos, en Indianápolis, por el Mundial de 2002 (le cortó un invicto de 58 encuentros), la historia no pudo volver a repetirse en Córdoba, donde el seleccionado argentino no pudo vencer a Estados Unidos en la final de la AmeriCup, en la que cayó por 81 a 76.

El equipo norteamericano se llevó el triunfo del Orfeo Superdomo, con parciales de 15-22, 27-42 y 50-56, para conseguir el séptimo título continental de su historia. Argentina sólo obtuvo dos: en Neuquén 2001 y Mar del Plata 2011. Durante el primer parcial, el conjunto albiceleste fue superior desde el comienzo, ya que logró sacar una ventaja de 8-0, que se mantuvo a lo largo de todo el período, que finalizó 22-15, con un gran trabajo de Nicolás Brussino, autor de 12 puntos.

En el segundo cuarto, Argentina siguió dominando y obligó a los norteamericanos a caer permanentemente en errores que nunca le permitieron igualar las acciones. El cierre del parcial tuvo como protagonista a Facundo Campazzo, quien le puso el broche con un triple para sacar una diferencia de 15 puntos (42-27).

En el tercer capítulo comenzó la remontada estadounidense. A pesar de que Argentina llegó a sacar 19 puntos (52-33), Estados Unidos terminó a sólo seis (56-50). Esa levantada de los Yanquis, se vio plasmada en el último cuarto, donde los nervios se apoderaron de los jugadores argentinos y comenzaron a fallar todo l

o que no habían errado durante el primer tiempo. Así, Argentina cayó en su propio desconcierto y le facilitó el título a Estados Unidos.

México, tercero

En el partido que definía el tercer puesto del torneo, el seleccionado azteca fue muy superior a Islas Vírgenes y lo superó por 79 a 65, para quedarse con el tercer escalón del podio