Por Alicia Barrios
abarrios@cronica.com.ar

Francisco es futbolero. Siendo cardenal, fui testigo como junto a los vecinos de la villa 1 11 14, pidió por San Lorenzo que no estaba pasando un buen momento. Todos dijeron a coro "te lo pedimos Señor". Creer o reventar, porque el equipo de sus amores no se fue al descenso.

Los jugadores lo quieren, admiran y es una fiesta para ellos visitarlo en el Vaticano. A él se le abre de alegría el corazón y su sonrisa se agranda como un teclado de piano. El Papa es argentino, va a rezar por el seleccionado nacional. Lo cierto es que no es justo decir que lo desairaron. No fueron los jugadores quienes cancelaron el encuentro. Verdadero: estaba programado hace un mes. El plantel no tiene nada que ver. A ellos ni siquiera los consultaron.

El vocero del La Stampa Greg Burke, anunció que se verían hoy a las 15,30 en la residencia de Santa Marta. Luego volvió sobre sus pasos y comunicó que el encuentro había sido desconvocado. La realidad es que la AFA pidió la audiencia para este año. Fue Chiqui Tapia, su presidente, quien se ocupó personalmente. Lo cierto es que el técnico Jorge Sampaoli, no quiso saber nada desde el principio. Argumentó razones logísticas porque la fecha del suspendido amistoso con Israel, era muy próximo a la vista al Papa y también a la Copa del Mundo. Fue él quien se opuso a que los jugadores recibieran la bendición papal antes del mundial. Este cortocircuito, que desconocían los funcionarios de la Santa Sede, fue lo que gravitó para que a último momento se desistiera de la reunión. Una interna al rojo vivo entre Sampaoli y Tapia.

La relación del Papa con el plantel es impecable. El afecto se mantiene más allá de las mezquindades de quien los dirige. En una actitud sin gloria, Sampaoli, se plantó en las suyas. Demostraciones de poder que se emparientan con él autoritariosmo. El gran Miguel Ángel Buonarroti, acuñó una frase que nunca como hoy es más oportuna : "quien pelea con los mediocres nunca alcanza la victoria". Un sacerdote, próximo a su Santidad, muy querido y sabio, al enterarse de esta situación dijo: "el que las hace las paga. Están de vuelta en una semana".