El presidente de la Federación Internacional de Baloncesto, el argentino Horacio Muratore, fue quien extrajo el cartelito con el nombre del trío asiático en la reunión celebrada por el Central Board en Mies, una localidad suiza situada cerca de Ginebra en la que se llevó a cabo el acto que definió la sede de los Mundiales que sucederán al próximo, el de China 2019.

La Argentina y Uruguay no fueron designadas como sedes del Mundial de Básquetbol de 2023, ya que la FIBA eligió a una organización tripartita entre Japón, Indonesia y Filipinas, pero los países rioplatenses dejaron tan buena impresión que partirán como únicos candidatos para la Copa de 2027.

La Copa del Mundo de básquetbol se jugará por primera vez en más de un país y según publicó el sitio oficial de la FIBA, Argentina y Uruguay, lejos de decepcionarse, dejaron tan buena impresión en su candidatura conjunta que partirán como única opción para 2017 "siempre y cuando cumplan con lo pedido por el ente mundial". 

En el caso de la Argentina, ya tuvo la oportunidad de organizar mundiales de básquetbol, la primera vez en 1950 cuando fue campeón y la segunda en 1990, mientras que Uruguay albergó la Copa en 1967.

En cuanto a los países designados, Filipinas albergó el certamen en 1978, Japón en 2006 e Indonesia nunca.

Por otro lado, el presidente de la Confederación Argentina de Básquetbol (CABB), Federico Susbielles sostuvo que ambas presentaciones "fueron de excelencia" y la FIBA confirmó "eso" con su decisión.

"Fueron dos presentaciones de excelencia y la decisión que tomó la FIBA confirmó esta situación. Es inspiradora y brillante la decisión de permitir que Asia siga desarrollando el básquetbol y, a la vez, otorgarle a Sudamérica la posibilidad de organizar el Mundial de 2027”, valoró el directivo tras haber conocido la novedad.

“Trabajaremos con ambos Gobiernos para adaptar los documentos para 2027 y venir a buscar la ratificación en junio. Tendremos 10 años para trabajar y mejorar nuestro proyecto y nuestra infraestructura”, agregó el bahiense. 

Argentina y Uruguay continuarán con la labor para quedarse con la organización del 2027 y para ello recibirán una visita del presidente de FIBA, el argentino Horacio Muratore, en marzo del año que viene con el fin de corroborar los primeros avances.

Además, desde la CABB le cconfiaron que se renegociarán los contratos y los pagos presentados para el 2023, ya que cambiaron los plazos. 

En un principio, las sedes serán el Polideportivo Islas Malvinas de Mar del Plata, el Orfeo Superdomo de Córdoba, el estadio de la Villa Deportiva del Parque General San Martín de Mendoza y el Parque Roca de Buenos Aires, mientras que el Superdomo de La Rioja figura como alternativa, al tiempo que Uruguay cuenta por ahora con el Antel Arena de Montevideo.

Fuente: Télam