El entrenador de San Lorenzo, Claudio Biaggio, sostuvo que luego de la expulsión de Facundo Quignon a los 42 minutos de juego “se terminó el partido” en el empate ante Boca 1 a 1 en el Nuevo Gasómetro, por la decimocuarta fecha de la Superliga. El "Pampa" se mostró “dolido por las distintas cosas que pasaron” y si bien no quiso hablar del arbitraje de Silvio Trucco, dijo que “es preocupante tener cuatro expulsados en dos partidos (otros dos jugadores ante Talleres la fecha pasada)”. 

“Espero que nos sea algo contra San Lorenzo, que es el único que está cerca de Boca, refirió Biaggio, y agregó que “el árbitro por ahí vio diferente a la expulsión de Gabriel Rojas, porque el que merecía la expulsión era Wilmar Barrios, pero bueno fue su punto de vista”. El "Pampa" calificó de “positivo” el rendimiento de San Lorenzo “en un partido que se pudo haber ganado, con cambios ofensivos para lograr ese objetivo, pero no se dio”, y añadió que San Lorenzo “demostró que está a la altura al intentar vulnerar a Boca, fue protagonista, buscó el arco rival, generó situaciones de peligro, pero fue muy difícil jugar 9 contra 11”.

"El plantel hizo un gran esfuerzo y por momentos apagó a Boca, jugó contra contra el puntero y creyó que estuvo en condiciones de ganar el partido”, indicó Biaggio, y consideró que “se hicieron variantes para modificar la forma de jugar y San Lorenzo fue protagonista los 90 minutos, pese a contar con dos jugadores menos”. Sobre los fallos arbitrales, expresó que "espero que no sea algo personal contra San Lorenzo. Todos se pueden equivocar, pero me duele porque influyó en el resutlado".

En cuanto al aplazamiento del partido ante Independiente debido al compromiso del Rojo por la Recopa ante Gremio de Porto Alegre  opinó que “servirá para mejorar en estas dos semanas lo que se hizo en el encuentro frente a Boca”.

Fuente: Télam