Por Jorge Fernández Gentile
 Enviado especial a Bahamas 

El comité de Clasificaciones de la Organización Mundial de Boxeo ( OMB, WBO por su sigla en inglés), reunido en uno de los muchos sitios multipropósito de un enorme Crucero, mientras el naví. navegaba por las ahora tranquilas aguas del Caribe, confirmó que el argentino y ex doble campeón mundial de las divisiones mosca y supermosca de esa entidad, Omar Andrés Narváez, ratificado como primer retador a la corona del peso Gallo, deberá aguardar a que el actual monarca del peso, el sudafricano Zolani Tete, realice un combate el 11 de noviembre próximo, en Belfast, Irlanda.

Allí el campeón  hará. una defensa opcional del título OMB ante el namibio Siboniso Gunya, tercer clasificado, y el que resulte vencedor del duelo entre africanos tendrá qu. otorgarle la chance titular al veterano pero aún muy vigente Huracán de Trelew. Deberá ser en un plazo no superior a los 120 días, en sede a designar, algo que deberá negociarse entre los representantes de ambos, aunque las potenciales sedes pueden surgir de la irlandesa Belfast, donde actúa seguido Tete, o bien en algún punto de la Argentina, si es que Osvaldo Rivero, manager de Narváez, gana la puja.

No solo es navegar
La 30ma Convención Anual de la Organización Mundial de Boxeo que se inició el pasado lunes y que finalizó este jueves por tercera vez en su histori. tuvo como sede un imponente crucero, en esta oportunidad el Norwegian Sky. Una fenomenal, moderna y funcional mole de 12 pisos y 280 metros de eslora que, con más de dos mil pasajeros y cerca de mil tripulantes a bordo partió de Miami y recorrió por cuatro días el mar Caribe, hasta su retorno al puerto de origen.

El enorme navío tocó puerto por dos veces: su primera escala fue el pasado martes en La Habana, la mítica capital de Cuba, donde por más de 30 horas la gran mayoría de los  pasajeros que lo desearon pudieron recorrer ese relativamente nuevo punto turístico caribeño, con todo lo que ello conlleva para con los argentinos, en tierras donde el Che Guevara es prócer nacional indiscutido. 

Ya horas más tarde, y tras navegar bamboleándose cadenciosamente (algo que se repitió en toda la travesía), el crucero ayer se detuvo en una isla privada de la compañía naviera, perteneciente al archipiélago de las Islas Bahamas (desde donde partió este informe)

Hablemos de puños enguantados
Muy bello e interesante todo, muy variadas las comidas, excelentes los espectáculos y todo muy aceitadito…  pero la travesía además tuvo el agregado extra de ser una especie de sede itinerante en uno de sus amplios teatros, de este nuevo congreso de una de las cuatro entidades internacionales plenamente reconocidas del boxeo mundial.

Así, se debatió allí el futuro de los boxeadores, cuidados, reglas, diferentes medidas y las clasificaciones, en la órbita de la entidad que tiene por presidente al puertorriqueño Franciso Valcarcel y cuya sede central está en la castigada San Juan de Puerto Rico, que como la mayoría de la región fuera muy golpeada apenas semanas atrás por los huracanes Irma y María, respectivamente, que no solo produjeron enormes destrozos sino que además costaron varias vidas.

Claro que, mucho antes de concluida la temporada de violentos huracanes, la OMB ya había determinado realizar su cónclave una vez más en pleno mar caribe, y así fue. En ese contexto, Narváez, el compatriota más destacado en la entidad y que había despachado brillantemente semanas atrás al ruso (radicado en Estados Unidos) Nicolay Potapov, el campeón norteamericano (NABO), además de resignar su invicto en Obras Sanitarias, recibió una verdadera lección pugilística de nuestro Huracán chubutense, que con 42 años lo derrotó aquella noche por nocaut técnico en siete vueltas. Con ese resultado puesto, el argentino ahora tiene más certezas de su futura chance.

Narváez, quien sostuvo su primer puesto en las clasificaciones de la división de las 118 libras, ya puede comenzar su preparación y, ya sea con Tete o con Gunya, deberá estar a pleno para apoderarse de una corona de otra categoría en su extensísimo historial.

Lucas por ahora debe esperar

El estadounidense Terence Crawford, uno de los mejores pugilistas del momento y que anoche se encaminaba a ser designado boxeador del año, parecía dispuesto a dejar vacante el título welter Junior OMB. El moreno gran monarca, ha dado varias pruebas de su calidad pero al renunciar al cetro, requirió enfrentarse ante el actual campeón del peso inmediato superior. Nos referimos al australiano Jeff Horn, último vencedor en cerrado fallo del inoxidable Manny Pacquiao.

En ese contexto, Horn fue autorizado a efectuar un combate no mandatorio ante el ucraniano Gary Corcorian (10mo clasificado), pero luego deberá darle la oportunidad a Crawford. ¿Qué significan todos estos movimientos? Que nuestro ex monarca, Lucas Matthysse, segundo clasificado, precedido solo por Pacquiao. deberá aguardar que esta categoría despeje su panorama.

Sería bueno que el chubutense se mantenga activo para sostenerse bien arriba  y, entonces, cuando Crawford y Horn diriman quien es el mejor del peso, poder adelantarse al filipino, lo qu. sería muy bueno para el argentino, uno de los grandes pugilistas de nuestro país, que se merece otra chance, siempre que él lo desee.

Poco y nada
Son pocos los otros argentinos clasificados en diferentes pesos, y ninguno cerca de una chance mundialista. En ese contexto, deberán continuar todos haciendo méritos en el ámbito regional (con las disputas de títulos latinos, que eficientemente fiscaliza la OMB Latina que preside el argentino Jorge Molina), quizá con la premisa de no apurar los tiempos y llegar en 2018 a poder hablar de cosas mayores, si sus méritos así lo ameritan.