Cada uno de los entrenadores dio un adelanto sobre sus equipos: Leonardo Madelón dijo que Lucas Gamba jugará, en tanto su colega "Sabalero" confirmó que pondrá en la cancha al retornado Alan Ruiz.

En un almuerzo organizado por la Superliga, los entrenadores se manifestaron un mutuo respeto y dijeron tener una relación que, si bien no es de amistad, es cordial y se inició cuando Eduardo Domínguez dirigía a Huracán y Patricio Toranzo volvía al fútbol tras una grave lesión, luego de un accidente en Venezuela.

"A partir de ahí no es que seamos amigos, pero tenemos los dos un profundo respeto", dijo el ex director técnico de San Lorenzo, a lo que Domínguez añadió que "se acercó a nuestro vestuario después de una situación complicada para un amigo, "Pato" Toranzo, quien volvía de una grave lesión. No todos lo hacen y yo lo quiero resaltar".
 

Madelón dijo su frase más importante en el aspecto futbolístico al mostrarse confiado de poder contar con el delantero Lucas Gamba, quien el domingo estará a 22 días de haberse fracturado dos costillas."Lucas está bien, creo que puede ser de la partida, mañana va a probar, hoy fue el primer día de roces que tuvo y está bien, yo creo que lo necesita el espectáculo", indicó el ex jugador de San Lorenzo, aunque luego aclaró que "si no llega Gamba siempre hay otro que está preparado para jugar".

Por su parte, director técnico sabalero sorprendió al revelar que va a incluir al mediocampista Alan Ruiz, quien llegó de refuerzo en el mercado de pases del verano y está buscando su mejor forma física y futbolística:

"Alan es de esos jugadores que se ponen bien en la cancha jugando, y sobre todo estos partidos. Creemos en su capacidad futbolística de gran jugador que es, que pueda mostrar su talento. ¿Si no lo ponemos en estos partidos cuando lo vamos a poner? Son momentos y partidos en los que hay que pisar fuerte y mostrar quiénes somos, nosotros creemos en la capacidad de Alan", completó el ex jugador y DT de Huracán.

Hubo un momento de risas cuando Domínguez fue consultado sobre si apelaría a jugadores de experiencia como Pablo Ledesma, Diego Vera y Clemente Rodríguez, y consideró que "en teoría la responsabilidad es del local", ante lo cual lo interrumpió Madelón para reclamarle: "Me tiraste todo, ¿eh?, un quilombo me tiraste".

En lo que se pusieron de acuerdo fue en la necesidad de que el clásico transcurra en paz y en ese sentido Madelón dijo que "hay que descomprimir, no es matar o morir, eso suena muy agresivo, no lo hagamos violento al fútbol".

Además, el técnico de Unión pidió "cuidar el clásico y a los jugadores". "Va a estar el hincha de Unión nada más, entonces no tiene que haber violencia. Cuidemos el clásico, del lado de ustedes también (por los periodistas), bajemos todos nosotros los decibeles", añadió.

A su turno, el conductor de Colón indicó coincidir con esos conceptos y opinó que "la mayoría está de acuerdo y es cuestión de proponérselo".

"Si esperamos que el otro cambie y nosotros seguimos de la misma forma va a ser muy difícil. Es un proceso largo, sería bueno poder volver a que haya hinchadas visitantes y poder disfrutar de ese folclore del fútbol argentino, que es hermoso", concluyó Eduardo Domínguez.