Venía de unas semanas agitadas. Con un andar irregular en la Liga de España, sobre todo en los últimos partidos, empezaron a caer críticas sobre el equipo e incluso, en Madrid, ya muchos hablaban del fin de una era exitosa.

Hasta pusieron la lupa sobre Cristiano Ronaldo, porque había bajado su promedio de gol. Pero lo cierto es que el Real Madrid sigue demostrando su poderío ofensivo en la Champions League. De la mano del luso y Karim Benzema, demolió a Apoel en su visita a la ciudad de Nicosia y le ganó por 6-0.

Al conjunto de Zinedine Zidane no le tomó mucho tiempo hacer notar la diferencia de jerarquía entre un equipo y el otro, y ya con los primeros 45 minutos le alcanzó para liquidar el pleito en Chipre.

Primero, apareció el croata Luka Modric, quien aprovechó un rebote frente al arco y, con una linda defi nición, puso el 1-0. Después llegó la ráfaga de goles: a los 39 Benzema marcó el 2-0, a los 41 Nacho hizo el tercero, y antes del descanso, Benzema clavó su segundo tanto.

Ya en la segunda parte, Cristiano aprovechó las debilidades defensivas del conjunto local, que en ningún momento mostró un síntoma de reacción, y se despachó con un doblete para llegar a los 100 goles con el Real en competencias europeas (suma 98 en Champions y 2 en Supercopa de Europa).

En el otro partido del grupo, Tottenham se lo dio vuelta a Borussia Dortmund y lo venció por 2-1.