El sistema de asistencia arbitral por video ( VAR por sus siglas en inglés) volverá a estar el martes a disposición del juez en la revancha de la semifinal de la Copa Libertadores de América entre Lanús y River que se jugará en el estadio "La Fortaleza".

La tecnología impulsada por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ya fue instalada en la sede de la semifinal de vuelta y este mediodía fue presentada por el uruguayo Jorge Larrionda, integrante de la Comisión de Árbitros.

El ex árbitro uruguayo encabezó la recorrida por la sala de operaciones (VOR) que fue colocada en el playón de estacionamiento ubicado atrás de la platea principal del recinto de Arias y Guidi y luego exhibió la pantalla que estará al costado del campo de juego para que el árbitro colombiano Wilmar Roldán pueda revisar las imágenes enviadas por los responsables del VAR.

Los mismos serán Andrés Cunha (Uruguay) como VAR principal, Gery Vargas (Bolivia) como asistente VAR y Nicolás Tarán (Uruguay) como VAR 2, el encargado de las jugadas que impliquen fuera de juego.
"Al árbitro de campo lo necesitamos natural, no lo queremos con dudas. Si hay un error claro, el VAR lo advertirá y se podrá cambiar la decisión inicial", manifestó Larrionda, quien recordó el protocolo para la utilización del sistema.

El árbitro principal podrá recurrir al VAR en solamente cuatro situaciones del juego: goles, penales, tarjetas rojas y confusión de identidad.

El VAR solo podrá ser pedido por el árbitro principal o por los asistentes de video que estarán en la sala de operaciones denominada (VOR, siglas de Video Operation Room).

Incluso, el protocolo indica que si un jugador reclama una jugada con el gesto de la pantalla recibirá la tarjeta amarilla.

Con el partido detenido, los asistentes de video examinarán la jugada polémica y le informarán -a través de un sistema de audio- al árbitro principal su punto de vista, que luego podrá ser revisado por el propio juez en la pantalla que estará instalada a un costado del campo de juego. La última decisión seguirá siendo del árbitro principal.

Cabe aclarar que ningún partido se podrá invalidar -o suspender- por mal funcionamiento de la tecnología o decisiones erróneas que involucren al VAR.