No lo pudo disfrutar. O al menos, no lo dejó ver. River sacó adelante un partido durísimo en el Beranger, y en el semblante de Marcelo Gallardo no había ni un atisbo de satisfacción. Es cierto, el Millo no jugó del todo bien y aunque Josué Ayala fue figura de la noche, lo cierto es que Germán Lux debió aparecer en un par de oportunidades. Además, todo lo que ocurrió en la noche de Temperley pareció estar marcado por un "ruido".

Ese 'ruido' tiene nombre, apellido y razón de ser: Lucas Alario podría convertirse,en el transcurso de las próximas 24 a 48 horas en jugador del Bayer Leverkusen, que pagaría los 24 millones de euros en bruto de su cláusula y se llevaría los goles del Pipa para la Bundesliga. Conocedor que está a merced de la voluntad de los euros y del jugador, Gallardo, medio abatido, sólo pidió: "Qué pase rápido", como quién debe atravesar un dolor.

Lo cierto es que, en la cancha del Cele, el que facturó fue Nacho Scocco, quién debería ser su reemplazante natural. Sin embargo, el DT no come vidrio y avisó: "No tenemos alguien de sus características". La insistencia con la que buscó su gol y la frustración con la que pareció cargar durante toda la noche Alario tenían mucho olor a despedida en la noche del Sur.

"Vamos a ver... No hay nada que haya cambiado de lo que pasó 24 horas atrás. Sigue habiendo comentarios. Se va a seguir hablando durante toda la semana y veremos como se resuelve" (Gallardo)

"Esperemos que pase pronto. Se habló muchísimo, generó un clima medio difícil para trabajar y enfocarnos en el partido. Cuando se habla de muchas cosas que no son del juego dispersa y eso es lo que pasó", añadió el Muñeco, que sentenció: "Estuvimos dispersos también en el campo de juego".

El problema más grande para el DT es cómo reemplazar la cuota goleadora que le aportaba la dupla Drussi-Alario, que podría habérsele escapado en cuestión de dos meses. El Pipa, sin embargo, parece ser el más difícil de suplir, sobre todo porque River tampoco le puede salir a buscar un reemplazo: "No tenemos jugadores de sus características. El ya mostró su potencial. Tenemos un plantel que potenciar. Jugadores interesantes que han llegado. Intentaremos que se adapten lo más rápido posible para que puedan darme soluciones", aseguró el DT.

En este contexto, la victoria ante un durísimo Temperley vale muchísimo. River luchó para ganar, jugó cuando pudo, erró goles, y se sobrepuso a la presión de un rival que sabe que necesita sumar lo más que pueda y que, incluso, quizás mereció mejor suerte. Quizás, con el tiempo, Gallardo y el Millo puedan apreciar el triunfazo que se llevaron del Beranger