El presidente y dueño de PAOK, de Grecia, Iván Savvidis, se disculpó este martes por haber ingresado el pasado domingo al campo de juego con un arma en la cintura a modo de protesta por un gol anulado.

"Quiero disculparme con todos los seguidores del PAOK y todos los aficionados del fútbol en Grecia y en el resto del mundo", expresó el dirigente en una carta publicada en el sitio oficial del club.

"No tenía derecho a salir al campo así. Mi reacción emocional se debe a la situación negativa generalizada que reina en el fútbol griego últimamente y a todos los acontecimientos inadmisibles que tuvieron lugar poco antes del final del partido entre PAOK y AEK", explicó Savvidis. 

El dueño del club señaló que intentó "proteger a decenas de miles de aficionados del PAOK de las provocaciones, enfrentamientos o posibles víctimas humanas" y aclaró que no amenazó a nadie con el arma que portaba en la cintura.

"Soy un rehén de la clase dirigente corrupta del fútbol. Seguiré luchando a pesar de los ataques recibidos a todos los niveles por un fútbol más justo, con árbitros honorables en todos los partidos, para que los títulos se ganen en los estadios y no en las salas de los tribunales. De nuevo pido perdón", concluyó.

Las disculpas del presidente. (Sitio del PAOK)

Por su parte, el titular de Deportes de Grecia, Yorgos Vassiliadis, reafirmó su decisión de suspender la liga, ya que considera inaceptable lo sucedido en el partido del PAOK y manifestó que no le preocupa si FIFA decide sancionar en un futuro  al fútbol griego.