Bajo una lluvia tremenda, con el marcador igualado en uno, y a pocos minutos de que todo terminara, la pelota le cayó a él. Solo tuvo que empujarla para hacer vibrar el Monumental. Martín Palermo hizo el gol de la victoria frente a Perú y materializó ese momento con un recuerdo único.

El 9 tiene guardada en su casa la pelota con la que marcó el 2 a 1. "De todo el revuelo que se arma, la pelota le terminó cayendo al hermano de mi señora. Cuando voy a saludarlo, lo veo que estaba con una pelota debajo del brazo. Le pregunté: '¿Y esa pelota?'. Me respondió: 'Me cayó después del gol, no sé cómo'. Así queTengo la pelota en mi casa guardada como recuerdo, una anécdota increíble. Fue una felicidad enorme volver a reencontrarme con el hincha argentino después de esa marca maldita de los tres penales", dijo el "Titán". 

En la actualidad, la selección se juega la clasificación y tiene un partido clave frente al mismo rival. No estará Palermo, pero la gente tiene fé de que los festejos se van a repetir.