Por Mariano Atanasoff 
@matanassof 
Su rostro marcaba felicidad y sorpresa. A los 17 años, tuvo que “madurar” de golpe y las alegrías le están llegando una tras otra. Delfina Pignatiello, quien es bicampeona mundial juvenil en natación, y se quedó con el Olimpia de Oro en la fiesta que se llevó a cabo el martes en el coqueto microestadio Ricardo Rustucucci de Pilar, se tomó unos minutos para hablar con Crónica, tras la distinción de la mejor deportista argentina de 2017, donde dejó en claro que gracias al duro trabajo pudo conseguir todos los hitos.

Sus registros
Pignatiello, a quien su círculo íntimo apoda Calu aunque ella se sonroje cuando la llaman de esa manera, ya está muy acostumbrada a esas arduas horas de entrenamiento, lo que le permitió desarrollar una notable actuación en el Mundial Juvenil de Indianápolis, Estados Unidos, en el que logró dos medallas de oro: una en los 800 metros libres, con récord sudamericano, y la restante en los 1.500 metros libres, fijando una nueva plusmarca en el país.

A esto, le sumó la presea de plata en los 400 metros libres y culminó una temporada brillante imponiéndose sobre la húngara Katinka Hosszú, a quien admira y quien fue campeona olímpica en Río de Janeiro 2016, Brasil, en el Mundial de Pileta Corta, desarrollado en Windsor, Canadá.

-¿Qué pasó en tu cabeza cuando estabas esperando que nombren al ganador del Oro?
-Estaba nerviosa, tardaban en decir el nombre... pero ahora estoy superfeliz y orgullosa. Es algo muy lindo y que sea difícil de olvidar.

-¿Lo presentías?
-No, no lo imaginaba. Había deportistas muy buenos que también lo merecían porque se destacaron en sus deportes y estoy muy feliz de que me lo hayan dado a mí.

-¿La frutilla del postre para tu gran año?
-Exactamente... Conseguir el Olimpia de Oro fue un cierre de un gran año para todo lo que viví.

-¿Imaginabas esta temporada en tu carrera?
-Estuve trabajando para obtener estos resultados. Estuve trabajando bastante duro con mi entrenador y que se hayan logrado significa que sirvió la planificación.

-Muchos deportistas juveniles tuvieron grandes resultados a lo largo del año, ¿es parte del Enard?
-No sé bien la situación de los otros deportes, pero en nuestro caso se nos dio poder concentrar mucho más, que eso es algo que ayuda un montón a la planificación.

-Cuando se levante la copa a fin de año, ¿por qué vas a brindar?
-Primero por la salud y segundo para que con mi entrenador podamos planificar mucho mejor el año próximo, que sea igual o mejor que éste.