De izquierda a derecha. El sujeto implicado es el último de la foto.

El cipoleño jugador de Independiente acusado de entregar a los chicos de las inferiores a hombres mayores fue identificado con las inicias E.J.V. Tiene 19 años, vivía en el barrio Villarino, y en 2016 fue cedido al Rojo de Avellaneda.

El joven pasó todas sus inferiores entre el club San Martín y el albinegro, donde se destacó como delantero, utilizando la número 10, según informa lmcipolletti.com.

El juvenil está acusado de entregar a los jugadores de la Quinta y Sexta División a pedófilos, por un pago de mil pesos cada uno. El muchacho los llevaba hasta un departamento en el barrio porteño de Palermo donde los obligaban a prostituirse.

Se supo que está custodiado a la espera de una orden detención. En la causa también se encuentra involucrado un reconocido arbitro de la Primera División.