Con un feroz arranque de partido y en el debut de Lucas Bernardi como técnico, Estudiantes de La Plata goleó este sábado 3-0 a Temperley en el Beranger y se reencontró con el triunfo en la Superliga después de tres encuentros.

De la mano del colombiano Juan Otero, el hombre más desequilibrante de la cancha, y el despliegue de Rodrigo Braña, el equipo platense levantó cabeza después del flojo pasaje que le tocó atravesar que provocó la eliminación de la Copa Conmebol Sudamericana y la posterior salida del entrenador Gustavo Matosas.

Temperley regaló un tiempo, cometió graves fallas defensivas y con la derrota volvió a caer en zona de descenso. Estudiantes lo ganó bien porque aprovechó su momento y le dejó buenas señales a su nuevo entrenador.