Una marea de color Viola, un estadio desolado por la pena, jugadores con rostros compungidos después de una semana de dolor: la Fiorentina (9º) disputó este domingo ante el Benevento en medio de un emotivo ambiente su primer partido sin Davide Astori, su capitán, fallecido hace una semana. 

Los minutos de silencio no suelen durar 60 segundos, pero el de este domingo en el estadio Artemio Franchi se prolongó más, como si nadie se atreviese a interrumpirlo. 

El silencio se había hecho antes de que el árbitro lo decretase, un silencio irreal en un estadio de fútbol.

Durante varios minutos sólo se escuchó el chocar de las manos de los jugadores del Benevento contra sus homólogos de la ’Fiore’. Delante de ellos, niños con las camisetas del Cagliari y de la Fiorentina, los dos clubes que marcaron la trayectoria de Astori. 

Antes del inicio se proyectó en las pantallas del estadio un documental en homenaje al central, con la música ’Tierra de hombres’ del italiano Jovanotti. 

‘Hay hombres que no mueren nunca, hay historias que pasan a la eternidad. Buen viaje capitán”, “las lágrimas de toda una ciudad”, “unidos por la eternidad”, “Florentino para siempre”, “Ciao Davide”,

“Verdadero capitán, un hombre de otra época”, se podía leer en pancartas. 

‘Y con el número 13, capitán para siempre, ¡Davide Astori!”, lanzó el ’speaker’ del estadio. Miles de globos blancos y morados volaron por el cielo de Florencia antes del inicio del partido. 

Los alrededores del Artemio Franchi presentaban banderas, fotos, dibujos de niños, bufandas, camisetas, todo con motivo de Astori. Además de coronas de flores enviadas por clubes de toda Italia y depositadas por aficionados.  - Davide 13 -  

La lluvia de la mañana sirvió para camuflar las lágrimas. “Ellos harán lo que puedan, eso no tiene importancia. Bravo por ellos si consiguen jugar bien, yo no podría”, explica Matteo, un aficionado de 30 años. 

También fue un partido extraño para el colista Benevento. Con pocas opciones de salvación, su entrenador Roberto De Zerbi lanzó la víspera: “Mejor descender mañana que ganar en un momento tan trágico”. 
En el minuto 13, el del dorsal de Astori, se desplegó un tifo con las letras ’Davide 13’ de color blanco sobre fondo mo rado . 

La Fiorentina abrió el marcador en el minuto 25. El autor fue Vitor Hugo, quien portaba en la espalda el número 31, el de Astori pero con las dos cifras invertidas. 

El brasileño, sustituto de Astori en el eje de la zaga, anotó a pase de Saponara, uno de los jugadores más afectados por la muerte de Astori, y que este domingo fue titular por primera vez esta temporada. 

Vitor Hugo, abrazado por todos sus compañeros, incluido el arquero, sacó una camiseta con la imagen de Astori ante la que realizó el saludo marcial. 

En medio de la lluvia, el estadio cantó “un capitán, no hay más que un capitán”. Los tres puntos fueron lo de menos.