Marcelo Gallardo, identificó este viernes al superclásico del domingo próximo como una oportunidad para "aliviar el dolor" que a su equipo le "quedó en el alma" después de sufrir la eliminación en las semifinales de la Copa Libertadores de América.

El entrenador aceptó que el plantel "millonario" tiene "una desilusión grande" por haber dejado escapar "el objetivo primordial" del año pero insistió que recibir a Boca Juniors es ideal para comenzar la recuperación.

"El proceso es duro, sentimos que teníamos la clasificación a la final en las manos y se escapó, la desilusión es grande pero tenemos un partido que nos permita aliviar el dolor que nos quedó en el alma", confesó Gallardo en conferencia de prensa.

"Qué mejor chance para salir de este momento que enfrentando a Boca, en nuestra cancha, con nuestra gente... Es lo mejor que nos puede pasar y esto sirve para empezar a cicatrizar un poco la herida. Es un lindo partido para entusiasmarnos de nuevo junto a nuestra gente", se entusiasmó.

Gallardo volvió inevitablemente después al partido con Lanús, que River perdió 4-2 luego de estar en ventaja 2-0 (3-0 en el global) hasta los 46 minutos del primer tiempo.

"Nunca nos había pasado algo así, es la primera vez y una vez puede pasar, pero dos no, el domingo lo sabremos", confió.

El "Muñeco" ensayó una autocrítica por la actuación de River en La Fortaleza: "No nos podemos permitir bajar la guardia porque si lo hacemos le damos a los rivales la oportunidad de que pasen este tipos de cosas".

"Los máximos responsables somos nosotros, eso que quede claro, nosotros le dimos vida y chance al rival de seguir en partido y el mérito de Lanús fue no bajar los brazos y seguir peleando", abundó.

Al margen de lo futbolístico, Gallardo entendió que "hubo cosas que incidieron en el resultado", pero evitó especulaciones sobre un posible interés de perjudicarlos por "falta de prueba".

"No van a desestabilizar tres años y pico de un proyecto deportivo, podrán analizar un resultado, un partido y está bien pero repito no van a poder desestabilizar todo el trabajo que venimos haciendo", advirtió.

Enseguida, le apuntó al arbitraje del colombiano Wilmar Roldán y al deficiente uso del VAR, que no fue utilizado para sancionar una mano de Iván Marcone y sí para determinar el penal que le dio la clasificación a Lanús.

"Todo este circo arbitral de gente que vino a hablarnos y darnos cátedra de transparencia y justicia, que iba a hacer una revolución, al final no resultó. Mostraron incapacidad para resolver situaciones y no quiero escuchar explicaciones", rechazó.

Sobre el tema de su continuidad, el entrenador aseveró: "El presidente (Rodolfo) D’Onofrio vino a acompañar pero no se habló de la continuidad, es algo que no definí, y en su momento lo hablaré con el presidente y con (Enzo) Francescoli. Hago evaluaciones cada semestre".

"Lo que sí no me voy a cansar de repetir es que siga o no en el club, nunca me voy a sentir como me siento acá, lo que me pasa en River no me va a pasar en ningún lado del mundo, somos profesionales, pero River es el mejor lugar para estar",
aseguró.

Finalmente, ante la consulta del equipo titular para el fin de semana, Gallardo no lo confirmó: "Voy a tomarme un día mas para definirlo, quiero ver como evoluciona Enzo Pérez, que tiene un golpe, y de eso dependerá el equipo, quiero observar a todo, ya están reaccionando".

La intención del DT sería repetir la misma formación que presentó en Lanús: Germán Lux; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola y Milton Casco; Pérez, Leonardo Ponzio y Ariel Rojas; Ignacio Fernández, Ignacio Scocco y Gonzalo Martínez.

River (12) recibirá al líder Boca Juniors (21) el domingo a las 18.05 en el Monumental con arbitraje de Néstor Pitana, por la octava fecha de la Superliga.