Gremio de Porto Alegre goleó  por 3 a 0 a Barcelona Guayaquil, en Ecuador, y de esta manera dio un paso clave para acceder a la final de la Copa Libertadores ya que será local en la revancha en Brasil la semana próxima y le bastará con no perder por la misma diferencia para ser rival de River o Lanús. Fue una noche redonda para el equipo brasileño que cuenta con el defensor argentino Walter Kanneman y su compatriota, nacionalizado paraguayo, el delantero Lucas Barrios.

Los tricolores de Porto Alegre ya conquistaron la Copa Libertadores en las ediciones de 1983 y 1995, y ahora va por su quinta final continental. Los brasileños resolvieron la ecuación en 20 minutos, el tiempo que tardó el conjunto dirigido por el ex delantero del club Renato 'Gaúcho' Portaluppi en ponerse 2-0 arriba en el marcador con sendos goles de Luan y Edilson.

Y en la segunda parte, cuando los conducidos por el uruguayo Guillermo Almada salieron decididos a dar vuelta la historia, nuevamente Luan le aplicó la estocada final con apenas seis minutos jugados. De esta manera también Gremio comenzó a tomarse venganza por sus compatriotas Botafogo, Palmeiras y Santos, todos ellos eliminados por los ecuatorianos en fases previas.


Barcelona, finalista de la Libertadores en 1990 y 1998, también se había dado el lujo de eliminar al campeón de la Libertadores de 2016, el colombiano Atlético Nacional, de Medellín, y al cuádruple campeón de América, Estudiantes de La Plata. El partido de vuelta de esta semifinal se disputará el próximo miércoles 1 de noviembre, en el estadio Beira Río, de Porto Alegre, que Gremio comparte con Internacional, hoy por hoy habitante de la Segunda División brasileña.

Fluminense toma ventaja en el clásico de Río de Janeiro 
Flamengo dio un salto valioso rumbo a las semifinales de la Copa Sudamericana al vencer como visitante a su clásico rival de Río de Janeiro, Fluminense, por 1 a 0, en un estadio Maracaná con el piso de su cancha en muy mal estado, por la ida de los cuartos de final del torneo continental. Los dos equipos evidenciaron en un discreto partido el por qué de su irregular temporada en el Brasileirao, en el que el "Fla", diseñado para aspirar a ganarlo, sufre para conservar la séptima posición, y el "Flu", con graves problemas económicos, apenas aspira a salvarse del descenso.


El encuentro se decidió con un gol en el minuto 27 del primer tiempo convertido por Everton, que aprovechó un rechazo de Diego Cavalieri tras un tiro de Willian Arao para marcar sin oposición.Fluminense, que apenas tuvo una oportunidad clara en la primera mitad, salió con todo en la segunda etapa y dispuso de varias ocasiones ante un Flamengo desorientado, que se aferró a la magra diferencia hasta el epílogo.


Marcos Junior, con un disparo al palo derecho en el minuto 11 de esa etapa final, y Gustavo Scarpa, tres minutos más tarde, con un remate desde fuera del área que obligó al arquero Diego Alves a lucirse, tuvieron las mejores ocasiones del "Flu", que está obligado a ganar el miércoles 1 de noviembre en el mismo escenario si no quiere quedar eliminado de la competencia frente a su clásico rival.