El entrenador de Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto reconoció anoche que si bien su equipo fue “superior a Rosario Central, nunca lo demostró en el área rival, que es donde se ganan los partidos”, al aceptar los términos de la derrota sufrida ante el canalla que lo dejó fuera de la Copa Argentina en octavos de final.


"Ellos aprovecharon una pelota quieta y se llevaron todo. Fuimos superiores pero no lo demostramos en los últimos metros, que es donde se definen los partidos”, resaltó Barros Schelotto en las entrañas del estadio mendocino Malvinas Argentinas. "Sabíamos que Central iba a jugar de contra y aprovechar la pelota quieta. Ellos se cerraron bien y no nos dejaron huecos. El arbitraje de (Fernando) Rapallini no incidió en el partido”, aceptó el Mellizo sin poner excusas por la derrota 1-0. 


Pero también manifestó su preocupación porque el “gol de Mauricio Martínez llegó por una desconcentración y después no se pudo empatar. Intentamos, lo buscamos, pero nos faltó profundidad. Insistimos por los costados pero carecimos del último pase”. La alerta por la eliminación se hizo extensiva en el vestuario al estado del goleador Darío Benedetto, que se retiró del campo de juego anticipadamente por una molestia en el isquiotibial de la pierna izquierda por lo que este jueves le realizarán estudios cuando llegue a Buenos Aires, para aventar la posibilidad de un probable desgarro.


El tema también preocupa al entrenador del seleccionado argentino, Jorge Sampaoli, que lo tiene en la lista de convocables para el partido con Perú y el posterior frente a Ecuador por eliminatorias sudamericanas.