Guillermo se fue conforme con lo realizado por su equipo. 

El entrenador de Boca Juniors, Guillermo Barros Schelotto, aseguró que según su criterio previo “este partido con Brown de Madryn se definía con un gol”, algo que se concretó en los hechos porque esta noche sus dirigidos se impusieron a los chubutenses por 1 a 0 en el encuentro que jugaron en el estadio Malvinas Argentinas, de Mendoza, por los 16avos de final de la Copa Argentina


"No fue un partido complicado, solamente nos costó definirlo. Sabíamos que era una definición de un gol, pero cuando lo logramos no era que ya estaba todo definido, porque quedaba media hora y el rival también juega”, dijo el Mellizo en diálogo con Télam.

"Nosotros manejamos la pelota durante los 90 minutos y el rival no tuvo prácticamente ninguna chance clara para convertir. Pero quizá nos faltó el toque decisivo, la precisión en la última jugada, porque intentamos con el pase filtrado y con los centros, e igual nos costó generar acciones claras de gol”, amplió.


Al profundizar su análisis Barros Schelotto remarcó que “más allá de controlar el juego, estos partidos siempre son difíciles y hasta algunas veces resultan traicioneros, porque cuando un equipo se defiende, siempre complica”. "De hecho esta noche ellos se cerraron bien atrás y nos dificultó encontrar espacios en la última línea rival”, completó el entrenador boquense en las entrañas del estadio mundialista mendocino.