El técnico del "Cele" se mostró preocupado por la situación judicial de Zárate.

 El entrenador de Temperley, Gustavo Alvarez se mostró consternado al término del partido que anoche su equipo empató 1 a 1 ante Rosario Central como local, ya que asumió como “un día difícil en el que se recibió un golpe muy duro” la condena a seis años y medio de prisión a la que fue condenado por abuso sexual el lateral derecho de su equipo, Alexis Zárate.

"Este fue un día difícil para mí por la situación que se presentó, pero aclaro que respetamos a las instituciones y por supuesto al juzgado de Lomas de Zamora, pero lo concreto es que recibimos un golpe muy duro todos los que componemos este club”, indicó Alvarez, que junto con la comisión directiva decidió prescindir de Zárate para el juego de este lunes, unas horas antes de que se jugara el encuentro en el que iba a ser titular, cuando se conoció el fallo en contra del futbolista de 23 años.


"No puedo responder si Zárate seguirá o no en el plantel, porque esa es una decisión que tomarán las autoridades del club. Personalmente me debo limitar a conducir el equipo, y la verdad es que anoche se puso todo para enfrentar a un rival tan difícil como Rosario Central”, remarcó. En la tarde del martes el presidente de Temperley, Alberto Lecchi, ofrecerá una conferencia de prensa en la que dará a conocer cual será el futuro de Zárate, quien tiene contrato a préstamo de Independiente hasta junio de 2018.


Por eso este jueves habrá una reunión entre directivos de Temperley e Independiente para determinar, junto a sus asesores legales, los pasos a seguir. Por lo pronto anoche el lateral por el otro sector, el izquierdo, Gonzalo Escobar, dijo que todo el plantel se siente “apenado por lo que le toca atravesar a un compañero. Por eso le queremos brindar el mejor ánimo y todo nuestro apoyo”, enunció.