Mientras observaban el partido, los fanáticos se agarraron con todo.

El primer superclásico codificado de los últimos 8 años dejó un violento episodio en un bar de San Miguel de Tucumán, cuando hinchas de  Boca y  River se tomaron a golpes de puño.
  
Según informa el sitio eltucumano.com, el hecho ocurrió en una estación de GNC de Avenida Colón y Florida, donde un grupo de fanáticos que veía el encuentro comenzaron una gresca que terminó con trompadas y objetos lanzados de un bando a otro.