Ariel Holan reconoció anoche que la derrota ante su ex equipo, Defensa y Justicia, por 1 a 0, se justificó, entre otros puntos, en que sus jugadores no patearon al arco y "así es imposible ganar un partido". "No hicimos un buen partido, porque en los que se hacen de ida y vuelta, con los espacios más abiertos, resolvemos mejor, pero cuando los rivales se meten atrás cuesta más de la cuenta y eso pasó en esta seguidilla con Corinthians, San Lorenzo y Atlético Tucumán", destacó Holan.

"Pero de todos estos partidos, este contra Defensa fue el único en que no pateamos al arco. Y tampoco encontramos los caminos para poder lograrlo. Por eso insisto en que nos está costando mucho cuando los equipos se nos repliegan", apuntó. Según Holan "cuando se hace muy difícil patear al arco hay que tratar de encontrarle la solución para poder sumar los puntos que quedan y lograr el objetivo de seguir en esta Libertadores y clasificarse a la próxima".

"Lo que ocurre es que pese a que tenemos una identidad bien clara, buscamos por distintos caminos y distintas características. Tenemos que cambiar el chip", advirtió. "Pero en realidad estar en zona de copa o no, faltando nueve puntos ( Independiente está sexto, en Sudamericana, a una unidad de Libertadores), es un montón. A mi lo que me preocupa en este momento es el rendimiento del equipo", resaltó.

En ese punto, sin embargo, el técnico fue reflexivo. "Sabemos lo difícil que es ponerse la camiseta de Independiente y los jugadores que llegaron nuevos, no hace ni dos meses y medio que están acá. Es claro que a algunos les cuesta más que a otros". "Y la falta de eficacia hace que, cuando te llegan, uno no está con la misma energía para defender. Son todas explicaciones que, de igual forma, no son una excusa porque no fue un tema de eficacia, sino de que no pateamos al arco", remarcó finalmente Holan.