Para Ariel Holan, la carrera de entrenador conoce dos dimensiones muy disímiles. Arrancó (en 1982) como formador en el pequeño y familiar ámbito del Hockey sobre césped, y en la actualidad incursiona en el fútbol.

En ese contexto, el 2017 resultará inolvidable, ya que llegó a Independiente (club de sus amores) y a partir de ese momento aprendió a convivir con las exigencias del deporte más popular del mundo, a tal punto que vivió varios meses bajo custodia policial por diversas amenazas gestadas por parte de la barra.

Ese desgaste en el transcurso del corriente año también tuvo su tinte favorable, debido a que dio la vuelta olímpica en el Maracaná y, recientemente, recibió una distinción digna de remarcar: para el World Club Ranking es el décimo mejor entrenador del mundo.

Aunque comenzó a ser reconocido por el ambiente futbolero hace escaso tiempo, Holan luchó por llegar a la cúspide durante más de dos décadas. Fue Defensa el club que le abrió las puertas en la elite y el Rojo el que le dio la oportunidad de mostrar su destreza en un grande de nuestro país. Afortunadamente para él y para el club de Avellaneda, el entrenador no tardó en demostrarlo, debido a que obtuvo la Copa Sudamericana.

Así y todo, la conquista del título no es lo que más se le destaca, ya que se enaltece principalmente la influencia para levantar anímicamente a un plantel que tomó devastado y también la sapiencia para potenciar a todos los jugadores que dirigió.

Así, logró meterse en el “top ten” de mejores técnicos del mundo, donde hay cuatro argentinos: Diego Simeone (tercero), Marcelo Gallardo (sexto), Eduardo Berizzo (octavo) y Holan (décimo). De esta forma, el hombre que en 2018 volverá a manejar el destino futbolístico de Independiente supera a colegas reconocidos mundialmente como Pochettino (Tottenham), Sarri (Napoli), Emery (PSG), Conte (Chelsea)